El gobierno griego está sacudido por la renuncia en medio de un escándalo de vigilancia a fuego lento

El gobierno conservador de Grecia se vio sacudido el viernes por un escándalo de vigilancia a fuego lento después de que su jefe de inteligencia y un colaborador cercano del primer ministro Kyriakos Mitsotakis renunciaran en una hora. Panagiotis Kontoleon ha ofrecido su renuncia debido a “errores” de gestión durante su tiempo en el cargo, dijo la oficina de Mitsotakis en un comunicado.

El anuncio de la renuncia de Kontoleon como jefe del Servicio de Inteligencia Nacional EYP se produjo menos de una hora después de que también renunciara el secretario general de la oficina del primer ministro, Grigoris Dimitriadis.

La renuncia se produjo una semana después de que el líder del opositor Partido Socialista del país, Nikos Androulakis, presentara una denuncia ante la Corte Suprema por “intento” de espiar su teléfono celular utilizando el malware Predator.

Dos periodistas griegos también iniciaron acciones legales este año después de afirmar que fueron víctimas de vigilancia.

Androulakis pidió el viernes una investigación especial del parlamento sobre el incidente.

“Nunca esperé que el gobierno griego me espiara usando las prácticas más oscuras”, dijo.

El gobierno siempre ha negado cualquier participación del estado, afirmando que no compró software de ese tipo, pero las disputas han provocado protestas en el país.

El portavoz del gobierno, Yiannis Economou, dijo que era “plausible” que algunas personas estuvieran usando Predator para espiar y que toda Europa estuviera amenazada por la vigilancia.

En noviembre, el ministro de Estado griego, George Gerapetritis, había insistido con la AFP en que “no hay vigilancia de los periodistas en Grecia” por parte del Estado.

“Grecia se adhiere plenamente a los valores de una sociedad democrática y el estado de derecho, en particular el pluralismo y la libertad de prensa”, dijo Gerapetritis.

Como tal, dijo que “no había necesidad de tomar más medidas” para verificar el supuesto seguimiento del periodista de investigación Stavros Malichudis.

Kontoleon, quien fue nombrado director del EYP en 2019 después de que el partido conservador de Mitsotakis llegara al poder ese año, había insinuado mientras ocupaba ese cargo que los periodistas habían sido atacados por la orden de inteligencia extranjera.

Los sitios web de investigación Reporters United e Inside Story han acusado a Dimitriadis, nieto de Mitsotakis, de estar vinculado a presuntos escándalos de espionaje que involucran a Androulakis y al periodista financiero griego Thanasis Koukakis.

Dimitriadis amenazó con demandar a Reporters United y al periódico de izquierda Efsyn el viernes a menos que retiren una historia sobre el caso. También se advirtió a Koukakis que se abstuviera de retuitear la historia.

En uno de sus primeros actos tras asumir el poder en 2019, Mitsotakis enarcó las cejas al vincular el Servicio Nacional de Inteligencia a su despacho.

El principal partido de la oposición, el izquierdista Syriza, calificó el asunto como “un gran escándalo”. Su líder, el exprimer ministro Alexis Tsipras, dijo que la renuncia de Dimitriadis era “una admisión de culpabilidad” y que el propio Mitsotakis asumía parte de la responsabilidad.

“El señor Mitsotakis tiene que explicarle al pueblo griego sobre su Watergate”, dijo Tsipras.

Una realidad distópica, orwelliana

Los expertos señalan que Predator, desarrollado originalmente en Macedonia del Norte y luego en Israel, puede acceder tanto a mensajes como a conversaciones.

“Hace unos días, el Parlamento Europeo me informó que hubo un intento de interceptar mi teléfono móvil con el software de vigilancia Predator”, dijo Androulakis a los medios cuando salía de un juzgado en Atenas el 26 de julio.

“Descubrir quién está detrás de estas prácticas nocivas no es un asunto personal sino un deber democrático”, agregó.

El Parlamento Europeo ha establecido un servicio especial para que los eurodiputados revisen sus teléfonos en busca de software de vigilancia ilegal como resultado de ataques que utilizan un software espía similar a Predator llamado Pegasus.

Androulakis utilizó el servicio para “un control preventivo de su teléfono el 28 de junio de 2022”.

“Desde el primer control, se encontró un vínculo sospechoso relacionado con la herramienta de vigilancia de Predator”, dijo su partido PASOK en un comunicado.

El software puede infiltrarse en los teléfonos móviles para extraer datos o activar una cámara o un micrófono para espiar a sus dueños.

“Predator es uno de los programas espía más caros y está fuera del alcance de las personas”, dijo a la AFP el especialista en ciberseguridad Anastasios Arampatzis, y dijo que solo un estado necesitaría sus sofisticadas funciones de seguridad.

“La seguridad y protección de la vida privada debe estar garantizada por cualquier régimen democrático. Si un Estado espía a sus ciudadanos, nos dirigimos hacia una realidad distópica, orwelliana”.

El jefe de inteligencia español fue despedido a principios de este año después de que se supo que los principales políticos, incluido el presidente del Gobierno Pedro Sánchez y los separatistas catalanes, habían sido objeto de un ataque telefónico.


Compruebe también

Se rumorea que el Galaxy S25 Ultra tendrá más cambios de diseño que solo bordes redondeados

Parece que el equipo de diseño de Samsung se ha tomado muy en serio la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *